ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

LA ESPERA EN EL APOSENTO ALTO


 

El secreto de lo que sucedería en el Aposento Alto, estaba en la Espera.



Hechos 1: 4 Cuando todavía estaba con los apóstoles, Jesús les advirtió que no debían irse de Jerusalén. (Les dio la palabra cuando estaba con ellos, ¿para qué se las dio? Para que pudieran tener confianza en él, mientras el volvía. Para que supieran que él ciertamente volvería, si esa promesa se cumplía entonces ellos debían confiar ciegamente en su regreso)

Les dijo – Esperen a que se cumpla la promesa que mi Padre les hizo, de la cual yo les hable (Lucas 24:49)

Hechos 1:5- Es cierto que Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.

La espera es el método de Dios, para aprobar o desaprobar, para acercar o separar, para llamar o alejar.

Dios les había dado la Promesa, no de que sería restablecido el reino de Israel sino de lo que él Padre sabía que tenían que recibir para poder anunciar desde Jerusalén hasta lo último de la tierra, lo que había acontecido: 

 y que luego  de su resurrección, y después de haber estado con ellos por cuarenta días, ascendió a los cielos y les encomendó una sola cosa, que ellos tenían que esperar:

La promesa no se cumple sobre los apurados, sobre los que toman atajos, o atropellan al prójimo para obtenerla.

La promesa no llega por nuestra fe, sino por nuestra espera. 

Porque cuando Dios promete algo, no nos dice si tienes fe yo te prometo que haré esto o aquello.

El promete, luego nosotros si creemos esperaremos. 

Y si perdemos nuestra fe, nuestra confianza, en esa promesa, abandonaremos la espera.

Hebreos 10: 35 - No pierdan pues su confianza, porque ella les traerá una gran recompensa.

La confianza es la que trae una gran recompensa, por lo contrario, la falta de fe, nos trae frustración y pena.

36- Ustedes necesitan tener fortaleza en el sufrimiento para hacer la voluntad Dios y recibir así lo que él ha prometido.

Hay una cosa que el que espera necesita: y es Fortaleza

Pues la espera nos llevará sin duda al sufrimiento.

¡Toda espera tiene sufrimiento!

¿Quién es o fue feliz esperando?? 

¡Yo Creo que Ninguno!

Aun la madre que está como decimos, en la “dulce espera” desespera, sufre, se angustia y sufre dolores, por la transformación que va teniendo su cuerpo.

Los apóstoles, las mujeres, la madre de Jesús y sus hermanos, estaban en una espera, que no sabían cuan larga o corta sería. Nosotros ahora sabemos que fueron 10 días, pero ellos ni idea tenían.

En esa espera solo tenían: la Palabra de cuando Jesús estaba con ellos, la Promesa del Padre y la Soledad y sensación de Abandono.

 ¿Cuántos pueden decir que conocen estas tres situaciones en su Espera?

Por eso Jesús les dejo en un lugar: Jerusalén y que estuvieran juntos, unánimes y en oración y ruego.

 ¿Para qué? 

Para que no dejaran de ser fortalecidos, en el sufrimiento que les sobrevendría al no escucharlo ni verlo más, para que no se sintieran solos, abandonados ni sin dirección.

La espera en la que estás, solo puedes llevarla o vivirla, si estás en la compañía de aquellos que tal vez están como tú, en la espera de  una promesa personal en sus vidas,  en el mismo lugar que tú, en la misma congregación, en el mismo Aposento Alto, el cumplimiento de la misma.

Jesús te dijo: Espera en la Promesa

El Padre prometió, y Él no es hombre para que mienta ni hijo de Hombre para que se arrepienta (Números 23:19)

La promesa ya salió para su cumplimiento ¡esperala ! a fin de que seas hallado apto para recibirla.

Dios te bendiga

Sara Olguín


Comentarios

  1. Amen Pastora Sara.
    Ruego a Dios que nos fortalezca en la espera y que nos halla apto para recibir el cumplimientos de sus promesas y que seamos juntos en la espera
    sabiendos que Dios es file y fieles son sus promesas .
    Dios te bendiga ❤️

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

No sabes con cuanta oración escribo y publico mis post, si te bendicen por favor, coméntalos!
Dios te bendiga con su Abundancia!

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

LOS QUE NOS VISITARON