ENTRADA DESTACADA

FESTEJA A CRISTO EN TUS DESIERTOS

Imagen
                                                                                  En la vida del Justo hay no uno, sino muchos desiertos, a los cuales entramos y de los cuales salimos transformados. Que nunca deje de ser Cristo el motivo de tu alegría, para que cuando hayas entrado a tu propósito sigas celebrándolo a Él. Éxodo 13:1-10 Nos preguntamos ¿Y por qué nos lleva tantas veces al Desierto? Hay un primer desierto, y es aquel al cual entramos apenas fuimos liberados del poder de las tinieblas y llevados al reino del amado Hijo de Dios, Jesucristo. Colosenses 1:13 Los demás desiertos a los cuales hemos entrado ( tal vez estás en uno de ellos ) son en diferentes y para diferentes etapas de nuestro largo camino a la meta final. 1 Pedro 1:9- obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. Ahora algo interesante e importante es comprender que una de las principales cosas que espera Dios de nosotros en el Desierto es que le hagamos fiesta en el Desier

LAS LLAVES DEL HIJO DE DIOS

  

¡¡Las llaves de los Hijos de Dios, son revelaciones del reino de Dios!!!

San Juan 10:9-Yo soy la puerta del reino de Dios: cualquiera que entre por esta puerta, se salvará; podrá salir y entrar, y siempre encontrará alimento

Yo soy la Puerta. 

Una puerta que faltaba para entrar al Reino de Dios, al Gobierno de Dios, a la comunión con Dios, el Creador.

Así también dijo Jesús Yo soy el camino que lleva al Padre (San Juan 14:6)

El pecado nos había alejado de Dios. Nacimos en pecado, vivíamos en pecado. Nos extraviamos y nos perdimos.

¿Cuál era el camino para encontrar a Dios?

¿Las religiones, las buenas obras, las disciplinas espirituales, olvidarnos de ÉL?

Estábamos en pecado, perdidos y la oscuridad estaba en nosotros (Isaías 9:2-El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos)

Necesitábamos Luz, necesitábamos un camino hacía la salvación, un camino que nos volviera a Dios, y la posibilidad de entrar en una relación de comunión con él. Todo nuestro ser necesitaba a Dios, su Creador, pero no sabíamos que su ¡Amor vino por nosotros!  y Ese Amor de Dios, Jesús, abrío un camino entre la tierra y el cielo, y una Puerta para que pudiéramos entrar a su reino, a su voluntad, a su comunión.

Por eso las palabras de Jesús no eran casuales sino precisas.

 Quién es suyo cuando las escucha, reacciona en lo más intimo de su ser, lo oye, y lo sigue.

El dijo: -Yo soy el Buen Pastor, mis ovejas, oyen mi voz y me siguen.

A ellas, a sus ovejas, a los que eran suyos y se habían extraviados él se dirigía en sus mensajes, y les decía: 

Yo soy el camino, sígueme y hallarás al Padre.

Yo soy la vida, ven y la tendrás en abundancia.

 Yo soy el verdadero pan, come de mi palabra y no volverás a tener hambre jamás.

Todo lo que Dios tiene para el hombre está en espera detrás de esa Puerta.

A esa Puerta, cualquiera la puede abrir, pero no con cualquier llave, y debe tenerla.

Hay una primer  llave que debes tener para entrar por ella.

Sin esa llave lo que haces es solo estar fuera, o delante de esa puerta, o pasar una y otra vez cerca de esa Puerta, y no verla.

Jesús dijo: Yo soy la puerta del reino de Dios.

Lo primero que acontecerá a quien entre por ella es que será SALVO.

Es decir que la primer llave que usarás es la Fe.

Efesios 2:8- Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es dond de Dios: 9-no por obras, para que nadie se glorié.4

Mateo 16:16- Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17- Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Miremos bien este versículo, Jesús habla intencionalmente.

Y responde a Simón entendiendo que el Padre, hasta ese momento su Padre, no aún nuestro Padre, como Jesús lo hace resaltar, le había dado una revelación.

Esa revelación había venido al espíritu de Simón Pedro pero al confesarla, manifestó la Fe, para ser Salvo.

Tú puedes recibir una revelación de Dios en tu espíritu y no creerla. Cuando no la crees , no la confiesas.

Porque cuando la confiesas quedas atado a ella, quedas comprometido con esa revelación.

¿Qué significa esto?

Que entiendes un principio más del reino, y  debes moverte de ahora en más con ese principio revelado en el reino de Dios.

Es decir la primer llave, es la Fe para ser salvos, y esto no viene de los hombres, ni de las religiones, ni se haya en las grandes o pequeñas iglesias. 

Esa llave, esa revelación la da el Padre a quién Él quiere.

No es porque seamos más buenos que otros, ni mejores en entendimiento, ni conocimientos ¡ no!

Es porque Dios, es quien quiere, nos quiere otorgar la entrada a su reino, aleluya.

Quién tiene la revelación para ser Salvo, entonces puede entrar por la Puerta.

La puerta al reino de Dios, es ¡Jesús!

Y Jesús le abre a todos los que confiesan que él es su Salvador, que reconocen su obra de Salvación en la Cruz, y lo aceptan.

Al aceptar, cambia nuestra condición y posición.

Ya no estamos fuera y no somos más hijo de... (ejemplo: Simón Pedro, hijo de Jonás) sino que luego, somos hijos de Dios (San Juan 1:12)

Ahora podemos hallar todo lo que buscábamos:Entrar y Salir, sin temor a extraviarnos, a perder el camino, a alejarnos o quedar hambrientos. Aleluya.

Quiero mostrarte que tienes autoridad dada por la revelación del Padre mismo a tu espíritu.

Nadie podrá jamás arrebatarte ese permiso de acceso al reino de Dios, ni quitarte o reprimir tu autoridad de  ingresar y tomar lo que es tuyo, pues el Padre te lo dio en Cristo Jesús.

Pero también tienes autoridad aquí en la tierra.

Mateo 16:18- Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra voy a construir mi iglesia: y ni siquiera el poder de la muerte podrá vencerla.

Que es lo importante en estas otras palabras a Pedro, de Jesús.

-Yo te digo quien eres tú, desde este mismo momento. Ya no eres el que eras, ahora tienes una nueva identidad, una nueva naturaleza.

Nadie te moverá de la roca sobre la cual yo te comenzaré a construir: Tu serás mi Iglesia.

Mateo 16:19- a ti Pedro, te daré autoridad en el reino de DIos. Todas las cosas que tú prohibas aquí en la tierra, desde el cielo Dios las prohibirá. Y las cosas que permitas, también Dios las permitirá.

Quiero que veas, la revelación que el Padre le dio a Pedro, le permitió entrar por la fe al confesar a Jesús como su Salvador, y pasó por la Puerta al Reino de Dios ¿para qué?

 Para que ejerza autoridad aquí en la tierra.

¿Cómo? 

Prohibiendo, diciendo no, atando, todo lo que va contrario a los principios del reino de Dios, primeramente en su vida, para que se establezca la voluntad de Dios en la tierra, y todo lo que Pedro permitiera, desatara iba a ser hecho en la tierra por Dios.

Esta autoridad solo puede ser dada a todos aquellos que por la Fe confiesan a Jesús como su Salvador y reciben llaves (revelación) de los principios que hacen fluir, funcionar y establecer el reino de Dios (gobierno, teocracia) primeramente en ellos y  luego en todo lugar donde estén puestos sus pies.

La autoridad es ofensiva, con ella no dejarán prevalecer las puertas del infierno, ni la muerte los podrá vencer, porque Jesús ya  ha vencido (1 Corintios 15:55-57)

Entonces la pregunta es ¿Tú estás usando las llaves del reino de DIos o te quedaste con solo una, o dos?

O ¿Usas de vez en cuando alguna de ellas?

Las llaves nos dan autoridad, dominio y poder.

Pero si operamos, abriendo y cerrando las puertas indicadas y precisas que solo podrás reconocer y ver si caminas en comunión con el Padre, el Hijo y su Santo Espíritu.

Mateo 18:15-18

La primera llave: la confesión por tu Fe, de Jesús como tu Salvador.

La segunda llave: el perdón. Vivir abriendo y cerrando estas puertas te mantiene avanzando en el reino de Dios y recibiendo más llaves de revelaciones.

La tercer llave, la obediencia.

La cuarta llave, la Adoración.

La quitna llave, la Oración y el Ayuno.

La quinta llave,  la Meditación de la Palabra de Dios.

Todas son secretos muy guardados, que se te abren cuando usas las llaves que te sean reveladas.

Solo cuando las pones en la puerta correcta, ésta se abre y puedes hallar lo impensable, lo inimaginable preparado por Dios para ti y para todos los que entren por ella. Aleluya.

1 Corintios 2:9-sino como está escrito: COSAS QUE OJO NO VIO, NI OIDO OYO, NI HAN ENTRADO AL CORAZON DEL HOMBRE, son LAS COSAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN.

Dios te bengida abundantemente!

Pra Sara Olguín.

Comentarios

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

LOS QUE NOS VISITARON