ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

VAYAMOS DONDE DIOS NOS MANDE!

                                     

                     

Hechos 8:26


                                                 
Jesús habló a Felipe, y lo mandó hacia el Sur por un camino, aquel que iba de Jerusalén a Gaza, que pasaba justamente por “un Desierto”

Si notamos en la biblia, en sus historias, todo lo extraordinario de Dios sucede casi siempre en un desierto.

Donde no hay nada, de lo que el hombre pueda tomar y hacer algo ¡eso es un desierto!

El lugar donde no tenemos recursos de ningún tipo, y ni siquiera nos sirve nuestra creatividad, o nuestras ideas salvadoras.

Jeremías 3:21-22

Por esto pudiera Felipe haberse negado, pues venía de vivir sucesos, milagros y conversiones en Samaria, sin embargo él obedeció y algo extraordinario sucedió.

Hechos 8:28 Dice que en un carro venía descendiendo de Jerusalén un Etíope, pero éste venía leyendo al profeta Isaías.

El que sirve a Dios, debe ser apto para todo, y no debe apegarse a su entorno. Sino a la voz del envío de Dios.

y en el versículo de Hechos 8: 27- Dice que este hombre etíope era un alto funcionario, tesorero de la reina de Etiopía, que había ido a Jerusalén a adorar!

Nosotros nos preguntamos y buscamos a los cristianos de hoy, nos preguntamos dónde están? Pero Dios sabe muy bien donde están, quienes son, lo que hacen, y cómo le adoran y le sirven.

Había algo reservado para ese hombre en el desierto que atravesaba, se iba a encontrar con la revelación de Jesús, que por boca de su mensajero Dios le iba a dar a conocer.

Notemos que era una persona de un alto nivel, sea social como político, que adoraba a Dios aunque aún no lo conocía, pero lo buscaba en las Escrituras, y su fe no era pública aún, solo Dios sabía todo esto y que él debía arrepentirse y creer al mensaje del evangelio y bautizarse, hacer pública su Fe.

Y solo Dios sabía que Felipe era un caballo adiestrado y obediente  para ir hacia donde su Jinete lo mandara ¡ gloria a Dios!

Hay siervos que se quedan apegados a la gloria del pasado, a la fama del momento, a como resultan las cosas de esa manera, pero hay otros que solo quieren ir adonde Dios los envíe, buscan la voluntad de Dios, les agrada lo que a Dios le agrada, oyen su voz, y Dios los guía.

Este hombre tan importante venía en un carro, precisamente por ese camino, por ese desierto y a esa hora!

¡Si no confiamos en Dios, Dios no nos podrá nunca usar!

  1. El Espíritu Santo lo mandó a acercarse al carro: -“Ve, y acércate al carro” Si no lo hubiera hecho, no hubiera visto ni oído al hombre.

  2. Y lo tuvo que hacer “corriendo” porque el carro iba andando. Dios no llamará a los cómodos, pesados y que no son ágiles a correr según la orden de Dios.

¿Cómo haces las pequeñas cosas que Dios te confío hacer? Mateo 21:28-46

Esta parábola es un llamado a obedecer la palabra. 

Abre la comprensión de dos tipos de personas, las que viven en una apariencia de obediencia y no hacen nada de lo que Dios les pide, y el otro tipo es de las personas que no viven en la voluntad de Dios, pero al oír la palabra se arrepienten y corren a hacer la voluntad de Dios.

Con cual grupo nos identificamos, con aquellos que dicen ser buenos pero no le obedecen; o con aquellos que saben que viven en pecado, pero al escuchar la palabra de Dios obedecen y se arrepienten. Estos últimos alcanzan la salvación de sus almas.

Claro aquí vemos a un Felipe, un discípulo, lo que ya deberíamos ser nosotros, el discípulo se esfuerza en agradar a Dios, trabajando en lo que Dios a través de la iglesia local, le manda.

Nada puede detenerlo. 

Felipe junto a muchos habían sido perseguidos y echados por esta causa fuera del lugar que tenían, pero no dejaron de moverse bajo la obediencia del Espíritu Santo y de someterse a sus autoridades  Hechos 8:4-8

Cuando hay este tipo de respuesta en sus Hijos, esto trae gozo (Hecho 8:8)

Mientras que en el Etíope, vemos que Dios va hacia cualquiera que tenga su corazón abierto y preparado, los que están buscando a Dios, que ya le están adorando.

Para que la misión sea completa debemos tener una mente abierta como Felipe. No miro la apariencia del lugar, las cosas, las circunstancias ni de ese hombre, solo hizo, oyó y vio la necesidad de Dios para con esa persona, Dios era quien estaba haciendo aquello por esa persona, Dios quería a ese hombre y lo estaba usando para acercarse a él.

FELIPE significa GUERRERO (BÉLICO), AMANTE DE CABALLOS ,  era natural de Betsaida, a orillas del mar de Galilea, de donde también eran Andrés y Pedro. Juan 1:43-45

Jesús lo llamó a ser su discípulo, y él obedeció inmediatamente e invitó a Natanael para acudir a donde Jesús y los suyos. Estuvo entre los que seguían a Jesús en el Calvario, y reunido con los del aposento alto después de la ascensión de Jesús.

Pasado Pentecostés, Felipe siguió predicando.

Felipe estaba siempre dispuesto a dar testimonio de su Señor. Ya que fue nombrado como uno de los siete diáconos (Hechos 6:5), sabemos que tenía buena reputación y estaba lleno del Espíritu Santo (Hechos 6:3). 

Felipe ministró en Samaria, en donde realizó milagros que disminuyeron la popularidad de Simón el mago.

 Felipe predicó a las multitudes y llevó a muchos al conocimiento de Cristo.

Nada se nos dice respecto a los antecedentes familiares de Felipe, pero Hechos 21:9 menciona cuatro 'hijas doncellas que profetizaban'. A Felipe se le recuerda principalmente como predicador y evangelista.

Que vemos en él, una trayectoria de vida en Dios, en Jesús, que no decayó a pesar de nada: él estuvo en todas las situaciones que sacudían la fe de todos aquellos, y pocos quedaban, nada separó a Felipe de Jesús, y pudo seguir creciendo en fe y servicio.

Dios necesita hoy a los Felipe para ir hacia los Etíopes que están escondidos pero vistos por Dios y reservados para estos días.

Oremos y pidamos a Dios que nos tenga por dignos de ir en busca de los Etíopes, no por su alta posición sino por sus corazones que adoran aquel que aún no conocen,

 Oremos que podamos ser usados para explicar las escrituras y mostrarles al Salvador Jesucristo, a los que están buscando comprender cual es el camino que lleva a Dios.

Dios te bendiga.

Pra Sara Olguín

Comentarios

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

LOS QUE NOS VISITARON