Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Felipe

ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

VAYAMOS DONDE DIOS NOS MANDE!

Imagen
                                                             Hechos 8:26                                                   Jesús habló a Felipe, y lo mandó hacia el  S ur por un camino, aquel que iba de Jerusalén a Gaza, que pasaba justamente por “un Desierto” Si notamos en la biblia, en sus historias, todo lo extraordinario de Dios sucede casi siempre en un desierto. Donde no hay nada, de lo que el hombre pueda tomar y hacer algo  ¡eso es un  desierto! El lugar donde no tenemos recursos de ningún tipo, y ni siquiera nos sirve nuestra creatividad, o nuestras ideas salvadoras. Jeremías 3:21- 22 Por esto pudiera Felipe haberse negado, pues venía de vivir sucesos, milagros y conversiones en Samaria, sin embargo él obedeció y algo extraordinario sucedió. Hechos 8:28 Di ce que en un carro venía descendiendo de Jerusalén un Etíope, pero éste venía leyendo al profeta Isaías. El

UN FELIPE DE OIDO ABIERTO

Imagen
Hechos 8:26 "Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Un ángel le habló a Felipe y le explica con detalles como llegar al lugar donde debía llegar; un lugar de desierto, es decir por allí no pasaba nadie. Ese ángel venía de parte de Dios, con urgencia, a fin que Felipe estuviera allí donde era necesario. Cuando hay una Urgencia en nuestras vidas, cuando alguien que es conocido por Dios necesita ser asistido con urgencia, Dios enviará sus ángeles a buscar a quién esté dispuesto para llevar una respuesta para esa necesidad: Felipe fue la respuesta para el eunuco. ¡La Omnisciencia de Dios! Dios sabe donde te encuentras, no hay nada ni nadie que pueda esconderte de su vista. Cuando Dios quiere encontrarnos, cuando Dios quiere que te encuentren, sabe como dirigir a sus siervos hacia nosotros; no es necesario nada más que: un clamor, qu

LOS QUE NOS VISITARON