ENTRADA DESTACADA

¿QUÉ VIENES A RECORDARME?

Imagen
1 Reyes 17:18 " Entonces la viuda le dijo a Elías -¿qué tengo yo que ver contigo, hombre de Dios? ¿ Has venido a recordarme mis pecados y a hacer que mi hijo se muera ?.." Este versículo esta mañana saltó fuertemente a mis ojos, enseñándome más cosas escondidas en el corazón del hombre. Empezando por sus temores. El hombre esconde dentro de sí dos temores :   el de la Culpa y del Castigo. El hombre no quiere tener Culpas ni sentirse Culpable. Sentirse culpable lo hace merecedor de un castigo, de una punición. Entonces adopta una actitud:  esconder todo aquello con lo cual lo acuse su conciencia. La Palabra de Dios nos enseña muchísimo acerca de esto  a fin que podamos entender, entendernos y ser libres. En Genésis 3: 8 al 10 . específicamente en el 10b , Adán confiesa haber sentido: miedo. Miedo de ser culpado, o descubierto, en la culpa que Él ya sabía que tenía por haber desobedecido y por lo cual huyeron, Eva y Él a esconderse detrás de un árbol, cuando escucharon

POR QUE CANTAMOS A DIOS?

 ¿Por qué cantar a Jehová?       


 Nadie se imaginaba de los que hemos venido al Señor, que seríamos transformados en Hombres y Mujeres de cánticos.
 Si alguno de nosotros, como en mi caso, nunca habíamos cantado, pues ahora somos "cantores del Señor y para el Señor" ¡aleluya!

El salmo 147 dice"
1-Alabad a Jah, porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; porque suave y hermosa es la alabanza.

  • Primeramente establece a quién cantaremos y qué cantamos.

Cantaremos de las grandezas de Dios y de sus obras, engrandeceremos su Nombre y su bondad. Cantaremos a él, y no al hombre, pues Jah es Dios!.

En el mismo versículo dice "porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios"
  • Porque es bueno cantar... Sí, cantar hace bien.
Nos hace bien, estimula nuestro ánimo, activa nuestra circulación sanguínea y nos ayuda a oxigenar bien nuestro cerebro, al expandirse nuestra caja torácica.
 Es decir es bueno cantarle a Dios, alabando su Grandeza, pero ello nos beneficia a nosotros, por eso es bueno. Nos trae salud, nos anima y cambia nuestro humor.
Todo lo que Dios hizo, todo lo que Dios nos enseña, y nos pide hacer, ¡es bueno! y bueno para nosotros mismos.
Hace unos años se descubrió que reír es bueno, para el ánimo, la salud y la comunicación, pero antes de eso,  ya nuestro amado Dios,  nos derramó su Gozo, nos cubrió con su manto de alegría y llenó nuestras bocas de risas, desde el mismo momento que nos volvimos a él.
Cuando el Hombre se acerca a Dios, el cambia su lamento en baile, en gozo, y esto beneficia todo su ser, 
Salmo 30:11 "Tú has cambiado mi lamento en danza; has desatado mi cilicio y me has ceñido de alegría"

Continúa diciendo este versículo "porque suave y hermosa es la alabanza" nos guía a cómo debe ser, no agresiva, no violenta cuanto más suave, será más hermosa la alabanza que le rindamos con cánticos.
En el Salmo 149: 1 dice "Cantad a Jehová cántico nuevo; Su alabanza sea en la congregación de los santos"

  • Cantad a Dios, sí, pero cantad un cántico nuevo.
A veces nos quedamos con alguna canción aprendida, y repetimos constantemente lo mismo a través de ella; Dios nos dice ¡No! Haced cánticos nuevos, usad vuestra inspiración que viene de un corazón agradecido que ha visto, pero que sigue viendo "cosas nuevas" realizadas por nuestro Dios.

Solo vemos "cosas nuevas" cuando nos mantenemos en comunión con él.

Entonces nuestra fe va recibiendo respuestas y hechos que  la coronan; al declarar, al orar, al pedirle y esperar en él, como podríamos cantar cosas pasadas, si Dios es un Dios de hechos poderosos y nuevos para mí y para ti.
  • Para cantar cánticos nuevos, necesitamos una unción nueva cada día.
La unción fresca, derramada sobre nuestras almas nos hace renovar nuestras esperanzas.
Un corazón sin esperanzas no puede entonar nuevos cánticos.

salmo 137: 1 " Junto a los ríos de Babilonia, Allí nos sentábamos, y aún llorábamos, acordándonos de Sion. 2- Sobre los sauces en medio de ella, colgamos nuestras arpas. 3- Y los  que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos, Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo: Cantadnos algunos de los cánticos de Sion"

  • Lejos de Dios, nuestras canciones son sin una esperanza viva y verdadera.

 Esa Unción fresca y nueva, así como lo son las nuevas misericordias de Dios para cada día, nos dan motivo para hacer cánticos nuevos, ¡aleluya!
No podemos cantar junto a los ríos de Babilonia, sino que cantaremos siempre y cuando estemos en las corrientes del río de Dios, de su Santo Espíritu y  en Sion, donde está Él junto a sus santos hijos.

El Salmo 149: 1b dice "Su alabanza sea en la congregación de los santos" y en
Hebreos 12: 22 "sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad de Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de millares de ángeles 23- a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos. 24- a Jesús el Mediador del nuevo pacto, a la  sangre rociada que habla mejor que la de Abel."

Mirad hermanos cómo no cantar, y cantar con gozo, con alegría y regocijo; cómo no cantar, engrandeciendo su Nombre poderoso, si nos ha puesto Él, tan cerca que estamos en Sion, tan cerca que  ángeles están junto a nosotros, y todos los inscritos en su libro de la vida.
Cuando vemos a Jesús, nuestro Mediador, nuestra boca se abre en cánticos nuevos, para coronarlo y amarlo porque en su sangre poderosa y viva nos ha dado vida para siempre, eternamente junto a Él.

Así que somos cantores, y cantamos cánticos nuevos, cada día para Él, que nos renueva su Unción, nuestra esperanza, y nos da sus nuevas misericordias cada día

¡Dios te haga un cantor en este día!

Dios te bendiga.
Pastora Sara Olguín

Comentarios

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL AROMA DE DIOS

LOS QUE NOS VISITARON