Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2022

ENTRADA DESTACADA

LAS LLAVES DEL HIJO DE DIOS

Imagen
   ¡¡Las llaves de los Hijos de Dios, son revelaciones del reino de Dios!!! San Juan 10:9 - Yo soy la puerta del reino de Dios: cualquiera que entre por esta puerta, se salvará; podrá salir y entrar, y siempre encontrará alimento Yo soy la Puerta.   Una puerta que faltaba para entrar al Reino de Dios, al Gobierno de Dios, a la comunión con Dios, el Creador. Así también dijo Jesús Yo soy el camino que lleva al Padre ( San Juan 14:6 ) El pecado nos había alejado de Dios. Nacimos en pecado, vivíamos en pecado.  Nos extraviamos y nos perdimos. ¿Cuál era el camino para encontrar a Dios? ¿Las religiones, las buenas obras, las disciplinas espirituales, olvidarnos de ÉL? Estábamos en pecado, perdidos y la oscuridad estaba en nosotros ( Isaías 9:2- El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos) Necesitábamos Luz, necesitábamos un camino hacía la salvación, un camino que nos volviera a Dios, y la posibilidad de entrar

¡ VALE LA PENA!

Imagen
1 Crónicas 11: 2 a            " También antes de ahora, mientras Saúl reinaba, tú eras quién sacaba a la guerra a Israel, y lo volvía a traer..." Saúl representaba un gobierno confuso, vacilante, aún estando el profeta Samuel a su lado, Saúl caminaba en desacuerdo con Dios.  Así que Saúl representa todo aquello que habla como Dios pero no actúa como Dios. Ese gobierno, esa influencia negativa no influyó sobre David. David sabía que lo correcto era animar al ejército de Dios en las batallas, esa era su misión o su propósito dentro del palacio del rey; no permitía que perdieran la motivación y el porqué vivir.   David sabía que debía salir con ellos a la guerra pero que no debía perder a ninguno; que salía para regresar con todos, y no para extraviarlos, murieran o que se perdieran. ¿Pero cómo podía ser de esta manera David, como podía reaccionar así? David amó al ejército de Israel,  tanto como amó las ovejas de su padre. ¿Pero cómo pudo amar David las ovejas de su padre,

LOS QUE NOS VISITARON