Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2019

ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

¡SOLO PARA LOS LLAMADOS A SERVIR!

Imagen
Fe y Gracia para el Servicio.                  Tú, pues, hijo mío, fortalécete en la gracia que hay en Cristo Jesús. 2 Timoteo 2:1 El Apóstol Pablo recordando exhortando a Timoteo: Esfuérzate en la Gracia . ¿ Para que debía Timoteo e sforzarse en la G racia? Para continuar enseñando lo que había oído y aprendido de Pablo delante de muchos otros. 2 Timoteo 2:2 2 - Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros. ¿ Y por qu é se debía esforzar? Porque este trabajo se llevaba la vida misma de quienes eran llamado a hacerlo. Debía s ervir a Dios al 100%, y de la manera que Dios ha establecido. - E sta es la demanda de Dios de nuestras fuerzas, y aún más, de nuestro compromiso y de nuestra responsabilidad , nuestra lealtad, dedicación y sinceridad. Esforzarse en la Gracia : es todo lo contrario a ser fuertes en nuestra propia fuer

LOS QUE NOS VISITARON