ENTRADA DESTACADA

UNA ESPERANZA VIVA!

Imagen
"Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón" Salmo 31:24 ¡La vida del Justo es esperar! ¡Cuando termine la espera en que estás, vendrá otra!  ¡Sí! y esto es porque el Padre sabe que nos es necesario a fin de que nuestra Fe se edifique, crezca y fortalezca! Si tus esperas, si mis esperas terminaran correríamos el riego de que nuestra fe se paralice, se mezcle con la fe humana, y se debilite, y Nuestro Padre necesita que nuestra fe se agigante cada día, no en los grandes milagros porque el Autor de ellos es Dios, sino en  la Espera. De qué nos vale jactarnos de grandes milagros si no sabemos quedarnos en las "Esperas de Dios"  Que  el justo aprenda a esperar, es necesario, porque hay una espera, la más importante Larga Espera, la de su Venida! Y aprendemos esperando, ¡Aleluya!  Porque nadie te puede enseñar a esperar, solo los tratos de Dios a través de las esperas a las que nos somete. Y eso estamos haciendo, mientra

¡ME LLAMAN CRISTIANO PERO SOY: ¡HIJO DE DIOS!




 1  San Juan 2:3 " Mirad cuál grande amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.



Hace unos años precisamente en el 2010, cuando estábamos en una pequeña obra al sur de Italia, Dios me habló y me dijo, enseña la Doctrina de Cristo, ¿la Doctrina de Cristo? 
Fue así que en obediencia, dije - Esta bien, Señor y comencé a buscar en su Palabra todo lo que estaba dentro de lo que el Espíritu Santo llamó así.
 La verdad que fue maravilloso, en ese entonces como mi oído estaba abierto a ese nombre escuché muchas veces en otras naciones que se había despertado un interés aparentemente nuevo por la Doctrina de Cristo.

Gracias a esa directiva hoy puedo ministrar a todo apenas convertido,  lo que es más importante,
 la leche espiritual, aparte de la sanidad interior, la liberación o  un discipulado. La leche espiritual  que debe de beber todo aquel, que apena haya nacido en el reino de Dios. 
De este Estudio de la Doctrina de Cristo, Dios, el Maestro me enseño algo que dio un cambio a mi manera de pensar y así lo enseño.

 Esto es que, como dice en el versículo 1 Juan 2:3, que Nuestro Padre, cuando nacimos por el Espíritu incorruptible de la Palabra (1 Pedro 1:23) como hace un padre normal, nos puso un nombre, así como también vemos en las Escrituras, como Él  anunció el nombre que llevaría su Hijo: Emmanuel (Dios con nosotros) en Isaías 7:14 y en Lucas 1:31, Jesús (Dios salva), así también a nosotros, los que hemos nacido no por voluntad de hombre, sino por voluntad de Dios (San Juan 1:12 y 13)  dice este versículo que tomé de referencia, que nos llamó: Hijos de Dios.

Entiendes, esto es grandioso, y realmente podemos ver su amor por nosotros al pasar a ser de:  
Creación, o criaturas de Dios a Hijos de Dios. 
Cuando nuestro Señor Jesús,  como el Hijo del Hombre,  estaba sanando, enseñando, predicando y liberando, y los religiosos  veían que un porcentaje de la gente le creía y le seguía  llegaban a tolerar esto, como también cuando los sacerdotes veían que sus sinagogas se vaciaban para seguirlo, pero cuando, como relata el evangelio de San Juan capítulo 10: 30 al 38,  Jesús se manifiesta como el Hijo de Dios, se levantaron en su contra, decididamente para matarlo.

Es importantísimo detenerse en estos versículos y meditarlos  muy despacito,como dice el amado Apóstol Walter Byron, para descubrir quienes verdaderamente somos y que ése es el nombre que debemos anunciar cuando nos preguntan quienes somos.
Y que sepamos que así como se levantaron contra Jesús al decir, según ellos una blasfemia,  verás que cuando confieses ante los hombres que eres Hijo de Dios te trataran de comer vivo.

Y ¿entonces por qué nos anunciamos Cristianos?

Primeramente quiero explicar de donde viene este nombre: Cristiano.

Así como el Padre por su gran amor nos llamó Hijos de Dios (porque no somos  terrenales sino espirituales, no de abajo sino de arriba) el mundo que no conoció al Padre, tampoco nos conoce a nosotros.
 Cuando tu no conoces bien a una persona le das tú un nombre, a fin de identificarla más rápidamente, lo haces según su oficio, su carácter, pero vayamos al libro de Hechos de los apóstoles, te sorprenderás como yo fui sorprendida:
Hechos 11: 26 "Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía"
Cristiano significa: Pequeños cristos. también Partidarios de Cristo.

Aquellas personas entre las cuales ellos se movían como cuando Jesús estaba entre ellos, los llamaron igual  "pequeños cristos" porque los veían hacer las mismas obras que Jesús, hablar como El hablaba y hacer lo que El hizo. Los llamaron los romanos, Partidarios de Cristo (Diccionario Rae 
Del lat. christiānus, y este del gr. χριστιανός christianós. 1. adj. Perteneciente o relativo a la religión de Cristo. 2. adj. Que profesa la fe de Cristo. U. t. c. s. Persona que se convertía a la religión cristiana y se bautizaba siendo adulta, por oposición a cristiano viejo. )
Diccionario de Jerusalem: Lleva una terminación latina que indica los partidarios o seguidores de una persona (cf. pompeyanos, herodianos).
Ellos no conocían íntimamente a estos discípulos, es decir no eran parte de ellos, no pertenecían al Camino, eran externos, por eso los llegaban a conocer por sus hechos.
Esto me trae a la memoria al pueblo de Israel, que conocía las obras de Dios pero Moisés, que tenía comunión con Dios conocía su Rostro, (salmo 103:7).
 Los hijos son los que viven junto al Padre, en la casa,  ¿y los cristianos quienes son?

Lo mismo te pregunto yo a ti que lees, deduce tú quienes son los cristianos.

¿Existen para Dios? ¿Es el nombre con el cual el Padre nos conoce?

Si alguien que conoce a tu hijo, pero no conoce su nombre viene a buscarlo a tu casa, te dirá algo parecido a esto: ¿El muchacho que hace arreglos de autos vive aquí? El mecánico. Y tu le dirás- Sí.-
Porque en realidad arregla autos. Pero tu no lo llamas por su oficio - ¡Mecánico ven a comer!- Nosotros conocemos los nombres de nuestros hijos, porque fueron los nombres que nosotros le dimos. 
Así dice que Dios nos conoce a cada uno por nuestro nombre, Gloria a Dios, ¿Cuál es ese nombre? Hijo/a de Dios.

Si mi padre terrenal me puso un nombre para moverme en esta tierra, no puedo llamarme con otro, yo soy Sara, así me presento. Pero mi Padre celestial me dio un nombre, la potestad, el privilegio de ser llamada Hija de Dios (San Juan 1:12), y no puedo presentarme: Cristiana, porque ese sería mi oficio, sino como: Yo soy una Hija de Dios, ese es mi nombre.

Cristiana es un nombre que  no viene de arriba sino de abajo, de aquellos que no conocieron íntimamente a Dios. 1 San Juan  2: 3b ...por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.

 En toda la Biblia Dios nos hace entender cuanto es importante el nombre, Dios le dio trascendencia, verdadero valor, recuerda que en el libro de Daniel lo primero que le quitaron y reemplazaron fueron  sus nombres.
 Hoy el diablo, Satanás está haciendo lo mismo entre los hijos de Dios, sembrándonos confusión en nuestra identidad celestial que comienza con el nombre.
 1 Juan 2: 3 Mirad, ( observa, poned atención en esto) cuán grande amor nos ha dado el Padre, ¿cuál fue ese grande amor? Jesús, para que seamos llamados: Hijos de Dios.
¿Cómo te llaman los que te conocen? ¿Hijo de Dios o Cristiano?
No es malo que te llamen cristiano, porque de alguna manera estás, seguramente haciendo lo que Jesús hizo, pero El quiere que todos conozcan al Hijo, a su Hijo, a ese Grande Amor que está en nosotros. 
Solo lo conocerán cuando demos a conocer nuestro nombre: Hijo de Dios.


Dios te Bendiga.
 Sara Olguín





Comentarios

  1. hola les visito nuevamente. bendiciones
    www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

No sabes con cuanta oración escribo y publico mis post, si te bendicen por favor, coméntalos!
Dios te bendiga con su Abundancia!

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

EL AROMA DE DIOS

LOS QUE NOS VISITARON