ENTRADA DESTACADA

FESTEJA A CRISTO EN TUS DESIERTOS

Imagen
                                                                                  En la vida del Justo hay no uno, sino muchos desiertos, a los cuales entramos y de los cuales salimos transformados. Que nunca deje de ser Cristo el motivo de tu alegría, para que cuando hayas entrado a tu propósito sigas celebrándolo a Él. Éxodo 13:1-10 Nos preguntamos ¿Y por qué nos lleva tantas veces al Desierto? Hay un primer desierto, y es aquel al cual entramos apenas fuimos liberados del poder de las tinieblas y llevados al reino del amado Hijo de Dios, Jesucristo. Colosenses 1:13 Los demás desiertos a los cuales hemos entrado ( tal vez estás en uno de ellos ) son en diferentes y para diferentes etapas de nuestro largo camino a la meta final. 1 Pedro 1:9- obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. Ahora algo interesante e importante es comprender que una de las principales cosas que espera Dios de nosotros en el Desierto es que le hagamos fiesta en el Desier

¿LOS MILAGROS DAN FE PARA CREER?





¿Fueron los milagros  los que provocaron la fe de los que creyeron ?

¿Sirven los milagros para que los que ven, crean?

Hay tantos que por causa de los milagros, sus corazones se endurecieron más.



No hablaré si los milagros existen o no, por que de hecho sabemos que los milagros existen.
Hoy en este siglo 21, son muy pocos quienes no hayan visto, tenido o escuchado sobre un hecho milagroso.
Cuando yo era pequeña, cerca de la década del '70,  oía a mi madre y amigas de ella decir, que los milagros no existían. 
En mi inocencia y con los oídos espirituales de esa edad abiertos, esto penetró muy profundamente dentro de mí, y aunque nunca lo hablé con nadie, esto que fue sembrado en mi corazón, tenía un resultado para dar, en el momento que se produjera.
 Tampoco tocaré el tema   de sí sabemos, que los milagros, hoy como ayer, pueden ser realizados por la obra sobrenatural de Dios como también por las fuerzas diabólicas de Satanás:

En Éxodo 7: 8 al 13, especialmente los versículos 11 dicen-"Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; 12- pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos.(es decir la última palabra es y será la de nuestro Dios) 13- Y el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, como Jehová lo había dicho"

También prestemos atención a este versículo 13,  que dice que el corazón de Faraón al ver el Poder de Dios, en esas maravillas, delante de sus ojos, y comprobar cuánto mayor era el Dios de Moisés a sus ídolos, se enfureció.

-Los milagros llevados a cabo por el Poder del Espíritu Santo muchas veces y a causa del corazón del hombre, enfurecen a quienes lo reciben, todo lo contrario para aquellos que esperaban ver sus conversiones.
 Dos factores intervienen en estos lamentables resultados, cuando la misericordia de Dios opera a través de los milagros y ellos son: el tener un corazón soberbio y la incredulidad.
La incredulidad no puede destruirse con un milagro, por que la incredulidad se mueve en lo espiritual y sobretodo en los corazones endurecidos, pero esta obra diabólica, se destruye a partir de la Victoria de Jesucristo en la Cruz, donde el venció al Príncipe de los poderes de las tinieblas, es decir: Satanás y sus huestes de maldad. Es por el poder de la Sangre de Jesús que se rompe esta obra de incredulidad., a fin que escuchando la Palabra de Dios ellos sean " Creyentes por la fe que viene por ella".
Veamos Marcos 6:45 en que se relatan los sucesos posteriores a ese gran milagro de la  multiplicación de los panes y los peces; dicen estos versículos, que Jesús, es quién manda a sus discípulos a ir al otro lado del mar a Betsaida, mientras Él despedía a la multitud; pero mientras ellos hacen esto y están en la barca, El se queda en el monte a orar.
Mientras la noche avanzaba y encontrándose sus discípulos en medio del mar, Jesús, que estaba en tierra los veía remando con dificultad, con gran fatiga por que el "viento les era contrario".
 Y aquí quiero detenerme para exaltar: la omniscencia de Dios, los ojos del Señor que todo lo ven y en los cuales los primeros que están delante de ellos, son aquellos que le pertenecen.
Sus amados seguidores, luchaban en medio del mar, contra las fuerzas de un viento que se les oponía. Estaban desconcertados, fatigados, y angustiados, sus pensamientos habrán sido:- ¿qué más podemos hacer? 
Todo lo que tenían de experiencias en alta mar no les servía, ni les daba resultado para controlar esa situación, a la barca y poder salvar sus vidas.
La oscuridad, no les permitiá saber ni ver, y tal agotamiento les impedía reaccionar para pensar con claridad.
 Tantas veces nos hemos visto en medio de mares de problemas sumándoles vientos contrarios en nuestras vidas.
Sabemos qué es fatigarse y agotarse; sabemos qué es remar y no ver más que una noche oscura.
Yo creo que tu sabes también como yo, que ese terror que nos invade, nos aturde y comprime la mente nos impide pensar.
Solo pensar para recordar lo que hacía unas horas atrás, ellos, habían presenciado: un gran milagro, hecho por su Maestro y Señor, pero que el pánico les hizo olvidar, completamente.
Esto es lo que vio Jesús, y por eso los envió.
 ¡Dios mismo tantas veces, permite grandes vientos, inmensos mares y profundas oscuridades en nuestras vidas para probarnos si "recordamos", lo que apenas hizo ayer, a favor nuestro!
Ellos quedaron tan shokeados que hasta confundieron a Jesús con un espíritu.
  • El Señor fue hacia ellos.Tuvo que ir por que estaba esperando que ellos lo invocaran.

 Que invocaran su Nombre, en medio de la tormenta, cosa que no ocurrió; así que El va hacia ellos, y nuevamente espera que lo reconoscan en su llegada, pero todavía no disciernen y lo confunden con un espíritu, entonces ·"hace " como que sigue hacia otro lado, pasando junto a ellos pero tampoco viéndolo tan cerquita, lo llaman, sino que solo gritan de terror .
¡AY, Ay, Ay! ¿Qué parecidas son todas estas secuencias a otras, que sucedieron en nuestras vidas, verdad? 
Hasta que nuestra alma y nuestro espíritu, aprendieron a creer, a invocar, a llamar y a declarar la Palabra: Jesús.
Jesús, posteriormente, les habla , diciéndole: ¡No teman, Soy Yo!
Eso me gusta, por que Jesús siempre vendrá hacia nosotros para ayudarnos, no importa dónde estemos, nada puede impedir que Él nos alcance o nos encuentre pero ... ¡Es nuestro corazón, que tantas veces lo confunde con quién Él no es, a causa de su dureza!.
El pasaje sigue contando que Jesús va hacia ellos, ya que ellos no lo invocaron, no lo llamaron como dice Isaías 65:1b "Dije a gente que no invocaba mi nombre: Heme aquí, heme aquí." .
Luego, subiendo a la barca, calma la tormenta ante los rostros asombrados de sus discípulos.
¿Por qué sucedió todo esto?
 Por que ellos a pesar de ver el gran milagro que hizo Jesús dando de comer a más de 5.000 personas con sólo cinco panes y dos peces, no creían.
La Palabra en este relato en el versículo 52 dice, que tenían aún sus corazones endurecidos. y no eran como el corazón del Faraón, sin embargo en las dos situaciones, tanto en Exodo 7:8 como en Marcos 6:45, los corazones endurecidos no eran tocados por el milagro respectivo.
¿Qué es la dureza del corazón? ¿Qué es lo que forma esa dureza en el corazón?
El corazón, es decir la voluntad del ser humano, es lo que más en lo profundo del hombre está.
Es necesario que la Palabra de Dios, como la describe Hebreos 4:12, penetre hasta el corazón endurecido, cortando y separando:
1- Los huesos, de los tuétanos
2-El alma del espíritu y por fin
3- hasta llegar al corazón, discernir sus intenciones.
¿Por  qué debe discernir sus intenciones?
 Por que sus intenciones son engañosas, no son claras, se engaña a sí mismo.
En el corazón del Hombre esta su entendimiento, el cual está viciado,( Efesios 4:18-Efesios 1:18)
Muchas veces las personas creemos haber entendido, creemos habernos convertidos, creemos tener fe, ect. pero así es, muchas veces como nos hace pensar nuestro corazón.
Cualquiera diría: -si yo hubiese estado en el tiempo en que Jesús caminaba sobre esta tierra, yo hubiese creído en Él, por tantos milagros, sanidades, liberaciones..-. Pero leemos en la Biblia que muchos repetían todo lo que El enseñaba pero no creían, andaban con Él, como estos discípulos, pero no creían.
 Es que la fe no viene por el ver. Juan 20:29 "Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste, bienaventurados los que no vieron y creyeron."
¿Cuándo creyeron ellos?
En Lucas 24: 44-"Y les dijo: <Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.> 45- Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras" 
  • No hubo ningún gran milagro, a fin de que sus ojos se abrieran por la fe, solo la Palabra.

Cuando compartió el pan ellos: ¡Vieron!
 ¡Ellos creyeron y su dureza del corazón desapareció,Aleluia!
La Palabra (Cristo Jesús), con la fe que viene por ella "abre los corazones" No los milagros.
Efectivamente en los últimos tiempos habrán milagros hechos por Satanás como dice la Palabra en 2 tesalonicenses 2:9 ..."cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,.." y en Apoc 13:13 "También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres".
¿Debemos dejar de orar entonces, por milagros? ¡No!.
Jesús no nos dijo eso, sino "Y estas señales seguirán a los que creen..." (no dijo: crean, sino "creen"tiempo presente del verbo creer)Marcos 16:17.
Pero si queremos que las conversiones sean radicales, no debemos poner nuestra esperanza en los milagros a fin de que se salven.
Los milagros son muestras de la Misericordia y Grandeza, Soberanía y Poder del Dios que predicamos, pero no convertira siempre un corazón incrédulo en un corazón creyente, según Dios es por la Palabra y la intervención del Espíritu Santa convenciendo de Pecado, Justicia y Juicio.
 En la barca del relato de Marcos 6:52 dice que ellos aún no habían entendido lo de los panes pero cuando vieron partir el pan por Jesús en lucas 24:30, no hubo ningún milagro, más que la misma Palabra viviente y más cortante que una espada de dos filos: Jesús y sus ojos (del entendimiento) fueron abiertos.
¡La fe viene por el oír, y la virtud de oír solo la da la Palabra de Dios! Romanos 10:17 "La fe es por oír, y el oír, por la palabra de Dios"
Sigamos orando por milagros, para que la Gloria de Dios sea manifestada, pero prediquemos con total certeza de que es la Palabra de Dios, la  que abre los ojos del entendimiento, deshaciendo la dureza del corazón, haciendo de un incrédulo, un verdadero creyente en Dios, quien no solo cree en Dios sino: "a Dios"
Dios te bendiga!
Pastora Sara Olguín



Comentarios

  1. Hermosa y poderosa palabra Pastora Sara, como siempre su blog es de mucha bendicón, qué Dios la continue ungiendo y usando para llevar las Buenas Nuevas de Cristo Jesús y qué el Esp. Sto. siga inundando con su presencia su valiosa vida. Le envío cariños:Tere

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

No sabes con cuanta oración escribo y publico mis post, si te bendicen por favor, coméntalos!
Dios te bendiga con su Abundancia!

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

LOS QUE NOS VISITARON