Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

LA NECESIDAD DE SER CONFRONTADOS:

Imagen
San.Juan 4:16-"Jesús le dijo: -Ve a llamar a tu marido y vuelve acá. 17-La mujer le contestó: -No tengo marido. Jesús le dijo:-Bien dices que no tienes marido; 18-porque has tenido cinco maridos, y el que ahora tienes no es tu marido. Es cierto lo que has dicho. A veces pensamos que aquel que nos dice o nos confronta con algo de nuestra vida, es nuestro enemigo.  La persona que se ocupa, en una determinada situación, en hacernos notar algo que para nosotros no es evidente, se nos transforma en antipática y soberbia, una que se cree saberlo todo y nos ofendemos por esto.  Y si bien es cierto que entre las relaciones humanas se encuentran este tipo de personalidad no debemos de perder la oportunidad de ser ayudados a través de la " sana confrontación ".  La pregunta es ¿cuál es la sana confrontación?   P ues la que viene de la Palabra de Dios. "Hebreos 4:12- "Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más aguda que cualquier espada de dos

LOS QUE NOS VISITARON