Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como nuestra herencia a los Hijos

ENTRADA DESTACADA

LAS LLAVES DEL HIJO DE DIOS

Imagen
   ¡¡Las llaves de los Hijos de Dios, son revelaciones del reino de Dios!!! San Juan 10:9 - Yo soy la puerta del reino de Dios: cualquiera que entre por esta puerta, se salvará; podrá salir y entrar, y siempre encontrará alimento Yo soy la Puerta.   Una puerta que faltaba para entrar al Reino de Dios, al Gobierno de Dios, a la comunión con Dios, el Creador. Así también dijo Jesús Yo soy el camino que lleva al Padre ( San Juan 14:6 ) El pecado nos había alejado de Dios. Nacimos en pecado, vivíamos en pecado.  Nos extraviamos y nos perdimos. ¿Cuál era el camino para encontrar a Dios? ¿Las religiones, las buenas obras, las disciplinas espirituales, olvidarnos de ÉL? Estábamos en pecado, perdidos y la oscuridad estaba en nosotros ( Isaías 9:2- El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos) Necesitábamos Luz, necesitábamos un camino hacía la salvación, un camino que nos volviera a Dios, y la posibilidad de entrar

LA MEJOR HERENCIA A NUESTROS HIJOS

Imagen
2 Corintios 12:14b -"porque los hijos no tienen la responsabilidad de atesorar para sus padres, sino los padres para sus hijos." El Apóstol Pablo, por la sabiduría de Dios nos llama, en el consejo y la enseñanza, la atención, sobre  cual y como es nuestro rol, en cuanto a la relación parental. Un rol y una responsabilidad que es indelegable,  e intransferible. Soy yo quien debo entender, y asumir que debo atesorar, para mis hijos. Y jamás planear mi futuro, sobre el mañana de ellos. Atesorar, no habla solo de riquezas materiales sino de aquellas que son espirituales.  Las cuales debo esforzarme y preocuparme durante toda mi vida, de obtener, y no perder, sino multiplicar. El patrimonio a heredar no puede estar compuesto de bienes materiales y obviar lo más trascendental que es la Fe.  La Fe es mucho más valiosa que todo el oro que un padre pudiera dejar para sus hijos, porque la fe, dará un propósito a todo bien material.  Mientras que todo bien material, sean muc

LOS QUE NOS VISITARON