Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Nehemías

ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

NEHEMÍAS, UN COPERO DE ORACIÓN

Imagen
                                                                        Nehemías fue tocado en su corazón por la condición de los que habían quedado de la cautividad, y por la muralla y las puertas destruidas por el fuego. Él sí, había sido uno de los que salieron desterrados a Babilonia, y ahora como Copero del Rey Artajerjes y estando en la ciudadela de Susa, escuchó una noticia muy triste que lo llevó a hacer algo que marcó a la ciudad de Jerusalén y a los que habían quedado en ella, como a los que estaban desterrados.   1- Nehemías se sentó a llorar . Nehemías 1:3-4   Lo primero que sentimos hacer,  ante malas noticias es llorar.  Cuando algo que no esperábamos nos sorprende, entonces las emociones se nos descontrolan, y a muchos nos brota el llanto, como a Nehemías. Con esto digo, no que es pecado llorar, no que es falta de Fe,  sino que llorar es una necesidad del alma, para expresar nuestro dolor, y a veces tambien alegría. Cuando dice la palabra  "se sentó a llorar" n

LOS QUE NOS VISITARON