ENTRADA DESTACADA

UNA ESPERANZA VIVA!

Imagen
"Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón" Salmo 31:24 ¡La vida del Justo es esperar! ¡Cuando termine la espera en que estás, vendrá otra!  ¡Sí! y esto es porque el Padre sabe que nos es necesario a fin de que nuestra Fe se edifique, crezca y fortalezca! Si tus esperas, si mis esperas terminaran correríamos el riego de que nuestra fe se paralice, se mezcle con la fe humana, y se debilite, y Nuestro Padre necesita que nuestra fe se agigante cada día, no en los grandes milagros porque el Autor de ellos es Dios, sino en  la Espera. De qué nos vale jactarnos de grandes milagros si no sabemos quedarnos en las "Esperas de Dios"  Que  el justo aprenda a esperar, es necesario, porque hay una espera, la más importante Larga Espera, la de su Venida! Y aprendemos esperando, ¡Aleluya!  Porque nadie te puede enseñar a esperar, solo los tratos de Dios a través de las esperas a las que nos somete. Y eso estamos haciendo, mientra

TESOROS EN LOS CIELOS

 

Dios no se olvida de tu servicio, de tus sacrificios ni de tus ofrendas.  

Dios no se olvida de cuánto tu hayas hecho por sus siervos, de todas tus atenciones hacia ellos.

Solo que Dios lo tiene reservado para el momento en que tu lo necesites, de la manera que tu ni lo imaginas.

Por eso no debemos cansarnos de hacer el Bien,

Gálatas 6:9 -No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Proverbios 3:27-

No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo.

¿Qué es hacer el Bien? Y ¿a quienes debemos hacerlo?

A nuestro prójimo ¡clarísimo! Pero especialmente a la familia de Dios.

Gálatas 6:10-Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe.


El enemigo de Dios que, ataca a Dios, atacándonos a nosotros, quiere que esta verdad sea una de esas verdades ignoradas, o desobedecidas por nosotros, y la altera, a fin que no pueda traer libertad económica, financiera, y una verdadera generosidad en nosotros, la cual es la Confianza perfecta que depositamos en Dios.

¡Sí, la verdadera generosidad en nosotros es a causa de nuestra confianza perfecta que depositamos en Dios!

Entonces nosotros debemos ser entendidos de lo que el servicio a Dios nos proporciona a nuestro favor en los cielos para el día de nuestro conflicto.


Salmo 20

Jehová te oiga en el día de conflicto; El nombre del Dios de Jacob te defienda.

2 -Te envíe ayuda desde el santuario,Y desde Sion te sostenga.

3 -Haga memoria de todas tus ofrendas,Y acepte tu holocausto. Selah

4 -Te dé conforme al deseo de tu corazón,Y cumpla todo tu consejo.


Es interesante ver el significado de la palabra conflicto:

Del lat. conflictus).

1-m. Combate, lucha, pelea. U. t. en sent. Fig. 2- m. Enfrentamiento armado.

3- m. Apuro, situación desgraciada y de difícil salida. 4- m. Problema, cuestión, materia de discusión. 5- m. Psicol. Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo, capaces de generar angustia y trastornos neuróticos.

6-m. desus. Momento en que la batalla es más dura y violenta. ~ colectivo.

7-m. En las relaciones laborales, el que enfrenta a representantes de los trabajadores y a los empresarios.


Pablo decía en Filipenses 4: 10-20 que los filipenses lo habían asistido desinteresada y constantemente, y aunque su generosidad hacia él, se había interrumpido en un momento luego la habían retomado, y el Apóstol les explica y nos explica, lo importante que era y que es, en el mundo espiritual hacer el bien a quien es debido, pues esto trae libertad completa en el pueblo de Dios, por eso cuando no hacemos el bien, como la Palabra enseña, o con falencias, nuestra confianza perfecta en Dios, nuestra generosidad perfecta, se ve afectada, como dije por la falta de revelación en esta enseñanza.

La cual pudimos haber practicado hasta hoy con fe pero con falta de entendimiento.

Y muchos tienen conocimiento pero no fe para hacerlo, y todo lo que no es hecho con fe, se nos cuenta como pecado (Romanos 14:23)


En 2 Reyes 8 Leeremos la historia de una mujer que fue instruida, protegida por Dios por medio de la instrucción, la cual ella obedeció completamente, sin temor, sin desconfianza, sin protestas. Fue una Salvación muy grande, que ésto le trajo en el momento de gran crisis nacional sobre su tierra, pero también una gran recompensa a su BIEN, por causa de aquellos siervos de Dios, el Profeta Eliseo y su siervo Giezi, a los cuales Ella les hizo mucho bien en el momento oportuno.


Esta historia, de la Sunamita y Eliseo, o del profeta Eliseo y la Sunamita, comienza en 2 Reyes 4:8 Cuando Dios enviá su Palabra, dentro de su Profeta Eliseo a Sunen.

Allí había una mujer importante. La cual invitaba insistentemente a Eliseo a comer en su casa.

¿Espiritualmente que significa esto?

Que esta mujer a pesar de ser rica, sin falta de nada, adoraba a Dios.

Daba de comer, es decir ofrecía a Dios de ella misma, espiritualmente hablando.

Así que esta mujer, que no solo ofrecía su adoración sino que también preparó un lugar para que la Palabra en su Profeta se quedara en su casa, y no se quedó ahí sino que no dejó que nada le faltará llenándolo de cuidado a él y a su siervo Giezi, tiempo durante el cual Ella no solo atendió las necesidades de ambos sino que creció en la obediencia, aprendiendo y practicando la fe y eso lo podemos captar en el desarrollo de toda la historia expuesta por la palabra.


Así que de tal magnitud se sintió bendecido el profeta que un día, la hizo llamar para agradecerle, de alguna manera, toda su atención y su servicio, y sabemos que ella le dice que era una mujer rica, que no tenía necesidades y se llevaba bien con toda su comunidad y el rey. El profeta la hace llamar, y la bendice con el deseo de corazón, tener un hijo.

Ese hijo crece, pasa por una enfermedad, muere, ella lo va a buscar, lo trae violentamente, atrevidamente es decir, con una fe desafiante y violenta, el profeta le devuelve la vida, hasta llegar al capítulo 8.


Pablo le enseñaba a los Filipenses que era necesario que ellos practicaran tal generosidad sin cansarse, sino con la fe de estar añadiendo frutos a sus cuentas celestiales, porque el justo recibe su justicia, su favor, la intervención de Dios en el momento del conflicto desde el cielo (salmo 20)

El mismo Señor enseño que hagamos tesoros en los cielos

Mateo 6:19-No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 -sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21- Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

¿Cómo se hacen tesoros en los cielos? Como lo hizo esta mujer, como lo hizo aquel centurión romanos de Hechos 10, como Pablo les enseño a hacerlos a los Filipenses (Filipenses 4:16)

Pero volviendo a la recompensa, prestemos atención a este último versículo de 2 reyes 8:6

Dios no es deudor a su palabra, cuando hacemos el bien a los suyos, estamos depositando frutos en nuestro haber celestial, que serán garantía de nuestras recompensas y de nuestro auxilio, en el día de nuestro conflicto o necesidad, de nuestra batalla, de nuestra situación de injusticia contra nosotros, de nuestro apuro, como también de las crisis que pudieran venir sobre nuestra tierra, así que aquí vemos como esta mujer fue restituida, por causa de su obediencia, de su asistencia en el tiempo en el que ella no tenía necesidad de nada, de cuándo no se olvidó de ser compasiva con los siervos de Dios, así Dios no se olvidó de ella y movió su mano usando a Giezi, para que hablará con el Rey de la Sunamita.

Y sabiendo Dios que Ella estaba viniendo para implorar de alguna manera el Rey le devolviese sus bienes, Dios se le adelantó, porque Dios no olvida, ni pasa por alto nada de lo que tu o yo, hayamos hecho por los que son suyos, sus enviados, sus siervos.

  • Así que Dios le hizo retornar no solo sus bienes sino todo lo devengado en siete años en frutos y ganancias, porque

  • Dios lleva la cuenta, sus ángeles anotan cada cosa que tu hagas en el bien de los suyos, aún de los que no son del pueblo de Dios.

EL pueblo de Dios es un pueblo generoso y compasivo. La mano de Dios se puede extender a través de nuestros corazones porque tenemos el amor y la fe de Dios.

Hoy Dios nos quiere hacer libre con la Verdad en esta área. La Cual podemos haber practicado a veces, sin alcanzar a tener una revelación del por qué y del para qué, que enseñaba Pablo quién lo había entendido, y la practica.

Ahora

-¿Cómo debe ser la actitud en la practica, de un siervo de Dios que es asistido por Dios a través de sus hermanos?

Debe tener una actitud de Intercesión por los que bien le han hecho.

No dejando nunca de recordarle a Dios cuánto han recibido de la mano de sus hijos.

Deben ser agradecidos por esa bondad, Orando con insistencia delante de Dios, por ellos, hasta ver la Obra de Dios terminada. 2 reyes 4:35 al 36 – Efesios 1:16 – Filipenses 1:4 – Gálatas 4:19 (Dolores de parto: Gemir del Espíritu en la intercesión)

Y ¿cómo debe ser la fe en el dar auxilio del Justo a los siervos de Dios?

-Confiada.

-Sin descansar.

-Sin interrupción, hasta que Dios te diga.

-Oportuna. Como dijimos dar cuando Dios trae la oportunidad de hacerlo, no cuando nosotros queremos o pensamos que debemos hacerlo y con quien nos da la apariencia de necesitarlo.

-Mirando lo que se está atesorando en los cielos como más valioso que lo que hay en la tierra, pues aún hasta el oro es insignificante delante de los frutos del justo en los cielos, porque es de allí de dónde viene su restitución, su recompensa y su abundancia.

-No vivir como si nunca se terminarán las riquezas de hoy

-No hacer de ellas nuestro refugio, poniendo nuestra esperanza en ellas.

-No dejar de ver la necesidad ( puede no ser económica solamente) del prójimo

-No dejar de alargar nuestra generosidad para el que no tiene

-No dejar de asistir a los siervos porque éstos interceden por nosotros.


Si hoy estas en un Conflicto, Dios te enviará socorro desde el cielo, Él buscará en tus tesoros y te enviará auxilio.


  • No temas porque lo que has recibido no te será quitado, sino aumentado.

Todo lo que te está siendo combatido, Dios lo esta defendiendo, Dios está activando un Oficial de esos tesoros para que se encargue de que recibas Justicia en el día de tu conflicto.


Esta mujer fue a pedir, lo que ya Dios le había dado. No pidas por lo que ya Dios te dio, porque Dios te mandará su Oficial ( En la biblia significa un eunuco Mateo 22:30 “sino que son como los ángeles de Dios en el cielo) su Ángel que te defienda, y se encargue de que recibas lo devengado por cada día que te han retenido lo que era tuyo, y mucho más por todo lo que tu has dado en servicio, auxilio, asistencia a los que son de Dios, sus siervos. ¡¡aleluya!!!


  • Todo esta anotado, Dios lleva la cuenta, nada te será borrado, falsificado, restado, sino que a mayor fidelidad, y fe Dios añadirá ganancias a tu favor.

¡Aleluya!

Dios no es Dios de escasez sino de abundancia, es Dios justo que retribuye y paga conforme al resultado de tus cuentas celestiales, si has dado poco, con nada de fe nada habrá en tu haber, pero si aún en lo poco has dado con fe, fidelidad y confianza perfecta, Dios responderá como lo hemos visto en las Escrituras y cómo el Apóstol Pablo nos nuestra en

Filipenses 4:19 -Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Su ángel te traerá lo devengado sin faltar ni un céntimo. Gloria a Dios.

Se te asistirá por su Oficial, si has dado con fe, fidelidad y confianza perfecta, si nunca los has hecho según tus ganas sino cuando Dios presentó la oportunidad, y si siempre has sido constante en tu generosidad a pesar de que tuvieras o no, sino que diste conforme lo que tenías .

Dios, nos seguirá supliendo en el día que se nos presente el conflicto y/o la necesidad, conforme sus riquezas en gloria, con total seguridad.

Te invito a orar: Señor y Dios gracias por tu Gran Generosidad, la cual nos diste en Cristo Jesús, gracias por enseñarnos a ser dadores del Bien, que abunda en nosotros. Gracias por las oportunidades que nos ofreciste para que haya frutos a favor nuestro en los cielos para el día del conflicto, o de la necesidad.

Gracias Señor porque aún cuando dimos en lo poco, miraste nuestra fe, gracias porque nos perdonas las veces que dimos mirando las apariencias y retiramos la mano generosa cuando nos cansábamos de hacer el Bien. Ahora Padre te pedimos que nos ayudes a seguir las instrucciones, con la revelación y la fe que premia a los humildes de corazón, pues ponemos una vez más nuestros tesoros en el Cielo. En el Nombre de Jesús. Amen.

Dios te bendiga

P Sara Olguín.


Comentarios

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

EL AROMA DE DIOS

LOS QUE NOS VISITARON