ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

LAS RUEDAS DEL REINO DE DIOS

 Las ruedas del Reino de Dios: ¡ Es la Oración o son las oraciones!

-Sin la oración el reino no se mueve. 

-Sin la oración el reino no se manifiesta,

-Sin la oración, el reino  no se hace visible.

En el reino de Dios no se recibe nada, sin oración.

Mateo 7: 7 “"Pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá” (Nueva Biblia de los Hispanos)

Pidan, y se les dará.

    • Este es el nivel del balbuceo del hijo de Dios, no sabemos cómo pedir ni como conviene, pero recibimos.

Marcos 1:40- “Y vino a El un leproso rogándole, y arrodillándose le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. 41-Movido a compasión, extendiendo Jesús la mano, lo tocó, y le dijo: Quiero; sé limpio”

Dios opera en Compasión. El hijo de Dios ora sin saber nada, de quién es o como es Dios, solo sabe que lo salvó, y lo perdonó.  Limpieza habla de perdón de pecados, quien es convencido por el Espíritu de Dios para arrepentimiento se   da cuenta de que está sucio.

 Isaías 1:18 “    Venid ahora, y razonemos --dice el SEÑOR-- aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, como blanca lana quedarán.”

Este es el nivel del balbuceo y del asombro: vivimos asombrados y asombrándonos, es decir No lo podemos creer, que solamente digamos dos o tres palabritas y algo tan grande suceda.

Nos asombramos como los niños y de repente nos sentimos gigantes, capaces de derribar cualquier pared, y cualquier gran problema. 

Lástima que el balbuceo dura un tiempito, porque después ya aprendemos a hablar más de corrido. Verdad? Y entramos al segundo tiempo. 

Busquen y hallarán.

A este nivel  ya se sabe hablar, se sabe cómo se ora,  ya no  da tanta vergüenza orar delante de otros, o en grupo, pero… se deja de ver la rapidez en el cumplimiento de las peticiones.

Junto con el aprender a hablar, a orar vienen las responsabilidades. Porque orar es también confesión: de Pecados ante Dios y ante quién cometí las faltas. Puedo arreglar mi situación con Dios pero hasta que no las arregle con los hombres (con quién estoy en deuda) NO SE SOLTARA LA BENDICIÓN DE LA RESPUESTA.

Aquí se prende a obedecer. Sin obediencia no hay respuesta. 

Es el tiempo donde Dios nos enseña que SI hacemos su voluntad   seremos  oídos y respondidos. Si oyereis hoy mi voz (Hebreos 3:15)

-Oración es confesión de pecados.

-Oración es responsabilidad de mis actos.

-Oración es oír la voz de Dios y obedecer.

¡Ahhh! Pensábamos que solo se trataba de hablar para arriba, ¡No!

Hebreos 3: 14 -Porque somos hechos partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad 15-en cuanto se dice: SI OÍS HOY SU VOZ, NO ENDUREZCÁIS VUESTROS CORAZONES, COMO EN LA PROVOCACIÓN.

Aquí entramos en el nivel de la obediencia, claro la obediencia que viene por la Fe. No por el temor. 

La obediencia que viene por el Temor a Dios, al castigo, a que te descubran, a que se den cuenta de que haces, forma en ti una persona Carnal, infiel, desleal, descarada para pecar (mentir, engañar) Así eran ellos, los que salieron de Egipto, vieron asombrados respuestas a sus balbuceos, pero al comenzar a hablar, fue para exigir, murmurar, reprochar, mentir, perjurar. Y según decían recibían formándose personas crueles, infieles con Dios, con el líder y entre los suyos y desleales.

Salmo 95:7 Porque El es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su prado y las ovejas de su mano. Si oís hoy su voz.

En San Juan 10:27 dice si sus ovejas OYEN su voz y le siguen entonces él las guardará.

San Juan 14:15  »Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.

A este nivel se establecen dos tipos de hijos: los que obedecen porque Aman a Dios y los que obedecen porque tienen miedo. El que ama, buscará más y más y por consecuencia hallará las respuestas de Dios, su Padre.

    • Cuando tu dejas el balbuceo, ya sabes Hablar con Dios, y le oyes a él, no solo te oyes a ti, y le obedeces, no que le oyes y haces lo que pensabas, Dios te abre la puerta a su intimidad, a su secreto. 

    • El secreto de Dios está escondido de cualquiera, y aún de aquellos que somos sus hijos, no es para todos, a veces ni para los hijos. 

 Sus profetas son los que oyen y hablan tal cual oyeron, sin quitarle ni agregarle.

 Miremos a Elias, él era el profeta de Dios, conocía su secreto. Y Éste un día dijo –No lloverá, e inmediatamente a eso, Dios le dijo, -Okey, ahora apártate de aquí  y yendo hacia el oriente, escóndete en el arroyo de Querit, hasta que te diga. 

1 Reyes 17: 1-7 y pasados tres años dijo Elías que llovería tremendamente al rey Acab e inmediatamente a esto subió al Monte Carmelo y postrándose en tierra y su rostro entre las rodillas, clamó, intercedió, declaró, llamó y los cielos se le abrieron. Y llovió a torrentes.

 • Llamad y se os abrirá. 

¿Qué se nos abrirá? Los secretos del reino, allí donde están todas las cosas, todos los recursos, del agua, de la nieve, de todo. 

Job 38: 22-“Has entrado en los depósitos de la nieve, o has visto los depósitos del granizo, 23-que he reservado para el tiempo de angustia, para el día de guerra y de batalla?”…

    • Todo lo que necesitamos está a este nivel.

 Llamar y se abrirá.  Podemos obtenerlo más fácilmente que subiendo al monte, y llamar insistentemente a existencia, así como lo hace el mundo. Pero comparemos un auto podemos comprarlo con nuestro sacrificio, con nuestro sudor, con nuestro dinero, o llamándolo a existencia de lo más secreto del reino de Dios, la elección es nuestra. Si yo aprendo a usar las llaves del reino, cuando tenga dinero no me moveré por el dinero sino como estaba habituada. Pero si yo no aprendo o no quiero usarla, cuando tenga dinero en mano, me iré volando de su casa, de la iglesia, de su presencia, de mi comunión con él.

    • Todo lo que venga en oración, aprobada por Dios, viene del reino y es bendecido, y es protegido por el seguro celestial, porque estando aquí, nos lo pueden tocar, robar, dañar pero te aseguro que lo pagarán el doble.

Claro que pasa, a nuestra carne no le gusta subir al monte.

 Elias necesito a su siervo, para que subiera y bajara para confirmarle que ya se manifestaba su oración en lo natural.

 El siervo debía hablar, pensar, y sentir igual que él, no debía ser incrédulo, ni perezoso ni inconstante, a fin que hiciera por él en lo natural, lo que él estaba haciendo en lo espiritual. 

Subir y bajar, buscar y llamar a existencia.

 Y ¿quién es ese siervo? La palabra. 

La palabra es o nuestro dueño o nuestro siervo.

Llamamos las cosas que no son como si fuesen a este nivel (Romanos 4:17) y Dios nos abre, porque somos perseverantes, constantes, crédulos, desafiantes, pensamos, hablamos y sentimos como él. Y sabemos usar la palabra como un siervo. 

Lucas 7: 7-Pero con una sola palabra que digas, quedará sano mi siervo. 8- Yo mismo obedezco órdenes superiores y, además, tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve”, y va, y al otro: “Ven”, y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto”, y lo haces.

¿Ves? Es necesario, pasar por todos los pasos, y llegar a este, pero no lo lograremos si no sabemos usar la palabra como nuestro siervo. Jesús dijo ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su Señor sino Amigos.

 San Juan 15:15 “Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre.” 14: “vosotros sois mis amigos SI hacéis todo lo os mando”, él nos hace amigos suyos si le obedecemos pero ¡Él, se hace siervo nuestro! San Juan 14: 14 –“Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.” ¡Bendito sea el Señor!

    • Tenemos a su palabra dada, que irá y buscará y nos traerá aquello que pedimos en su nombre.

Conclusión: 

    • Dejemos de balbucear. No nos quedemos en esa etapa.

    • Aprendamos a “Hablar con Dios”: significa a oírlo, y obedecerlo a él.

    • Entremos en el conocimiento de su manera de hablar, si aprendemos a callar en su presencia, no para oír que nos responde a nosotros, sino qué nos dice de él. Conoceremos su secreto.

    • Y él nos revelará y mostrará los tesoros escondidos, y reservados para los que le aman. 

    • Si le amamos, si le obedecemos por amor, seremos los que estemos dentro de ese grupo

    • Su palabra quiere ponerse a nuestra disposición, pero solo cuando alcanzamos ese grado de madurez. Llamaremos las cosas a existencia y él nos la abrirá.

    • Podemos pensar que nunca nos sucederá eso, porque nos vemos perezosos, inconstantes, desobedientes y balbuceantes (porque no queremos Hablar con él) pero Dios hoy está dispuesto a cambiarte el corazón (voluntad) si te rindes a él.

Dios te bendiga

Pastora Sara Olguín


    

Comentarios

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

LOS QUE NOS VISITARON