Entradas

Mostrando entradas de junio, 2019

ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

COME TÚ, PARA SACIAR A OTROS.

Imagen
¡Dios es nuestro Pan, su palabra es nuestro alimento! No podemos decir que somos hijos de Dios y no haber sido, ni estar siendo alimentados por su Pan. No podemos haber comido de Dios y aún más, estar comiendo de su Mano y no saciar el hambre de los que nos rodean (Sean muchos o sean pocos) Te acuerdas de José en Génesis 47:12 "Y alimentaba José a su padre y a sus hermanos, y a toda la casa de su padre, con pan, según el número de los hijos"  ¡Dios lo alimentó, primero a él en todo el tiempo de su proceso, para que después él mismo saciara el hambre de todos sus hermanos, y más aún de aquel mundo conocido en ese tiempo!! Aleluya. Lucas 9: 13   "   Él les dijo: Dadles vosotros de comer."  ¡Dadle vosotros de comer! Sean ustedes ahora, después de haber sido alimentados por mi palabra quienes sacien el hambre de los suyos, gloria a Dios! ¿Estás saciando con tu pan a los hambrientos? Mejor dicho, no con tu pan, sino con el Pan del Señor. Nuestro pan no saciará

VOLVIENDO A LA LIBERTAD

Imagen
Jeremías 30:18 Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago tornar la cautividad de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia; y la ciudad será edificada sobre su collado, y el templo será asentado según su forma. E llos no podían volver, algo los detenía que era más fuerte que ellos. Por más que quisieran y lucharan no podían romper su cautividad.  Pero Dios habló y dijo: Yo soy el que hago volver, yo saco a los cautivos de la cautividad y soy el único que lo puedo hacer porque tendré de ellos misericordia!! Es la misericordia de Dios que hace que toda cadena de nuestras manos y de nuestros pies se rompa, y no son los cautivadores quienes nos la dan. Es Dios quién apiadándose de nosotros hace que se nos devuelva aquello que ya no teníamos: paz, economía, salud, etc Nadie más que él, y nada más que sus misericordias para que sintamos nuevamente la sensación tan buscada y sufrida por el hombre: la libertad. El pueblo de Dios no era consciente de su esclav

LOS QUE NOS VISITARON