ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

EL DESIERTO NOS HACE BIEN!


Deuteronomio 8:15
El te condujo a través del inmenso y terrible desierto, con sus serpientes abrasadoras y escorpiones, tierra sedienta donde no había agua; El sacó para ti agua de la roca de pedernal.

Cuanto más grande veas tu problema más difícil será ver la salida del mismo.
"Hay problemas que percibimos tan grandes como un desierto, y hay desiertos tan pequeños como un gran problema"
  • La solución está siempre en manos de Dios, así como la entrada y la salida del desierto es solo de la mano de Dios.
Los problemas, las dificultades forman parte del escenario de un desierto, así como los famosos cactus de los desiertos o las zarzas que giran por el viento ardiente.
No nos pueden faltar cuando estamos en medio de uno, con ellos Dios nos va a instruir, nos enseñará, y sus enseñanzas se nos grabarán profundamente, tanto que pasaran los años, y aún ya estando fuera de ellos, esas enseñanzas guiarán nuestras vidas a los Oasis de bendición.
  • La cuestión es que cuando finalice el desierto sabremos mucho más de todo lo que hay en ellos y para que sirven.
  • Allí aprenderemos a usar los antídotos para el veneno de los escorpiones y a pisar los huevos de las serpientes.
  • Y nuestra mentalidad ante Dios cambiará (eso es lo que Dios está intentando) pues ya no lo veremos como lo veíamos sino que aprenderemos que, a la postre todo lo que vivimos es para al final hacernos bien.
  • Nuestro aparato alimenticio habrá sido transformado; será capaz de gustar como un manjar un alimento repetido, sin sabor y liviano tanto como si comiéramos un perfecto, que decir, un perfecto asado con todo sus agregados!!
  • Especialmente de allí saldremos con las orejas tan grandes por haber oído la Voz de Dios, pues Dios habla en el desierto cuando tú hagas un tabernáculo para él y tú (Números 1:1).
Hay algo que debe animarte si estas por entrar a un desierto, o ya estas en él, y es que después de un desierto viene una tierra de bendición para conquistar y poseer, conquistar con todo el equipamiento que te dio tu desierto y poseer con la mente que Dios desarrollo en ti, a través del mismo.
No hay nada más lindo en la vida de los hijos de Dios, que cuando de la mano de Papá entramos a nuestro desierto, pues él nos está diciendo quiero que estemos solos tú y yo por un tiempo. Aleluya.
  • ¡ Todo para nosotros, y nosotros solo para él!
Dios te bendiga!
Pastora Sara Olguín.

Comentarios

LO MÁS LEÍDO

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL TORRENTE DE BESOR

LOS QUE NOS VISITARON