Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

ENTRADA DESTACADA

CUANDO QUEDEN MIS RECUERDOS

Imagen
Llegará un momento, un día en que ya nuestras fuerzas habrán alcanzado su máximo. En que nuestros ojos ya habrán visto lo suficiente, y estarán agotados. Nuestra voz será tenue y débil. Nuestros pasos disminuirán y pasaremos nuestros días en quietud, en reposo; solo nuestra mente será la que se mueva, tantas veces irá más rápido que nuestra voluntad, de querer andar, tocar y decir.  ¿Hemos pensado alguna vez en esto?  Que cuando todo en nosotros haya perdido su vigor, nuestra mente aún conservará nuestros recuerdos.  ¿Qué son nuestros recuerdos?  Toda nuestras vivencias, todo lo que hemos vivido junto a todos aquello que se relacionaron con nosotros, que dejaron marcas buenas o malas, con quienes hemos hecho la mitad de cosas en nuestras vidas, recuerdos que serán agrios, dulces, fuertes, débiles, de alegría o de gran tristeza.  Muchas veces me quedé observando a los ancianos.  Y a veces veía a algunos de ellos, con sus miradas idas, y de sus ojos salían lágrimas.  Yo pen

SOBRE TI FIJARE MIS OJOS

Imagen
Salmo 32: 8 y 9 En otro tiempo nosotros, como nuestros padres Adán y Eva, (según  génesis 3:7   "Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales" )  Teníamos los ojos abiertos para el mal y el entendimiento entenebrecido; el  dios  de este siglo, de este mundo,  Satanás  nos había vedado o enceguecido nuestro entendimiento, para que la luz de  Cristo  no resplandeciera en nuestros corazones ( 2 cor 4:4 ), pero ahora por la Gracia de Dios, tenemos luz.  Dios abrió los ojos de nuestro entendimiento, no del hombre natural, sino de aquel que fue vivificado. Ahora vemos aquello que no entendíamos,  lo comprendemos; por eso dice  el Señor, en el  versículo 8b "Sobre ti fijaré mis ojos " "Ahora te puedo mirar, ahora puedo poner mis ojos en ti; antes por tus pecados no podía, pero ahora por la sangre de Cristo, puedo mirarte y detener mis ojos en ti " ( Isaías 59:2).  Allí

NO TODO NOS AYUDA AL BIEN!

Imagen
Hay ciertas circunstancias, ciertas situaciones, que la Palabra de Dios llama: "todas las cosas" las que  parecen tener un mandato de Dios de "ayudar a los llamados conforme al propósito de Dios" a fin que ese propósito se cumpla. En el hablar del mundo, dónde no conocen la Voluntad de Dios, se ha hecho de esta frase,  portada de boca en boca por las generaciones, como un refrán de sabiduría popular, para todos los que pasan por muchas tribulaciones y al final parecen ser ayudados por la mano de Dios.  La pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿Cómo sabemos si todas esas cosas vienen a  ayudarnos como una orden  de parte  de Dios?  Fijémonos en algo muy importante, si esas cosas no son enviadas por Dios sino que algunas veces son por causa del propósito, y otras por estar lejos del mismo, a fin de meternos dentro.  Otra sería pregunta que deberíamos hacernos es  ¿Si estamos en su propósito o en el nuestro? Creo que quién no conoce la voluntad de Dios n

LOS QUE NOS VISITARON